¡Nos transformamos, para transformar!

¡Nos transformamos, para transformar!

El mundo se encuentra en constante cambio y la capacidad de adaptación a nuevos entornos es esencial, por lo que debemos entender su comportamiento y transformarnos como personas, comprendiendo que todo cambia de una manera acelerada y las empresas al estar conformadas por las mismas deben transformarse también. No debemos actuar como lo hacíamos en los tiempos VUCA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad, Ambigüedad), por el contrario, es necesario adaptarnos a un mundo caótico dentro de un entorno BANI (frágil, ansioso, no lineal, incomprensible) que requiere de simplicidad, agilidad y adaptabilidad constante de las empresas y de las personas que trabajan en ellas.

Es por esta razón que las organizaciones deben tener la mirada hacia afuera como la tienen hacia dentro. Una de las formas es por medio la vigilancia estratégica herramienta utilizada en innovación para entender que está pasando a su alrededor y tomar decisiones por medio del análisis de fuentes de información. Por lo que la organización debe establecer que va vigilar o investigar según los conocimientos que considera que necesita, los cuales pueden generar por medio de la vigilancia competitiva, la cual investiga la competencia actual y potencial; la vigilancia del entorno (país) la legislación, normativa, política, economía, cultura y medio ambiente, la vigilancia comercial observando clientes, proveedores, mercados, nuevas formas de comercializar y la vigilancia tecnológica identificando información de carácter científico y técnico.

Sin embargo, para hacer una evaluación integral de la organización hay que saber cómo funciona teniendo un mapa del negocio y del cliente,  comparar si estamos atendiendo las exigencias del entorno para saber si realmente necesitamos madurar, establecer como será nuestra ruta de adaptación y transición para poder cumplir con el rumbo estratégico trasado, acorde al punto de partida en el que nos encontramos (estado actual) y para que la Visión futura sea alcanzable según nuestro negocio, no a los de otros que veamos; porque la transformación organizacional se vive diferente en cada negocio.

Debemos aprovechar el conocimiento generado de la vigilancia para transmitirlo al consejo de administración, la gerencia y el comité directivo, apoyándolos en la toma de decisiones disminuyendo el riesgo y así poder anticiparse a los cambios, fijando una estrategia digital organizacional acorde a las fortalezas, debilidades y oportunidades del negocio, teniendo presente el siguiente gráfico.

 

Fuente: Elaboración propia a partir estudios de cambios organizacionales.

Al lograr con éxito la hoja de ruta trazada, podemos decir que la cultura organizacional ha cambiado y dentro de la misma ha logrado un ADN Digital; de lo contrario se quedarían anquilosadas en el tiempo perdiendo la capacidad de competir, crecer y expandirse a nuevos mercados. Es de vital importancia lograr una mentalidad innovadora en la organización que permita incorporar nuevas formas de trabajo gestionadas por metodologías agiles como Lean, Six Sigma, Scrum, Desing Thinking, entre otras qué generen ventajas competitivas para la entidad.

Desde Visionamos entendemos la necesidad que tiene nuestro sector y nuestra prioridad es centrar la base social como parte fundamental de nuestra estrategia. Vigilamos constantemente el mercado actual y sabemos que se mueve con una alta productividad e interconexión, que unos segundos o metros de diferencia pueden definir que continuemos creciendo por los próximos años o no, por tal motivo hoy le apostamos a la transformación digital como una decisión organizacional, que busca impulsar, fortalecer y generar valor a las entidades participantes que hacen parte de la Red Coopcentral.

Así mismo, somos conscientes que la tecnología es un habilitador fundamental para el crecimiento y la sostenibilidad de nuestra organización y del sector, pero por si sola es como un carro sin motor. Por eso estamos construyendo el motor que nos mueva y que nos haga ir más rápido, para lo cual necesitamos 3 piezas fundamentales, las cuales deben encajar y moverse al mismo tiempo:

  1. Organización comprometida: La alta gerencia y el consejo de administración debe involucrase en todo lo que deriva este nuevo entorno digital, para lograr la estrategia organizacional acorde a sus necesidades para sostenerse en el mercado y por supuesto fijar un presupuesto de iniciativas derivadas de la estrategia y gestionadas por la I+D+i investigación, desarrollo e innovación dentro de los negocios.
  2. Las personas: Transmitir a cada uno de los miembros de la organización la importancia de la estrategia trazada y los beneficios de esta para la empresa, los colaboradores y su participación en la generación de la nueva cultura, que traerá consigo la adopción de nuevos cargos o roles dentro de la entidad, nuevas modalidades de trabajo, menos jerárquica y más en redarquica. Lo anterior facilitará que las formas de liderar cambien a medida que la entidad se transforma.
  3. Los procesos: Deben ser comprensibles y conectados a la cadena de valor de la organización, estar simplificados, transversalizados, comunicados, comprendidos y estar atentos a sus cambios para garantizar una optimización continua; siguiendo las políticas, normativas y aspectos de cumplimiento, pero sobre todo deben ser revisado constantemente los impactos al momento de quitar o incorporar un nuevo producto, tecnología, persona o generar un nuevo modelo de trabajo para realizar ajustes considerando que siempre se busca generar eficiencia en la organización.

Como Red debemos unirnos, entender que somos un ecosistema solidario digital que busca cerrar el circuito económico, de movernos y sobrevivir como entidades que le apuesta a la inclusión financiera digital y que nos podemos transformar sin perder la esencia; apalancándonos de nuestro mapa de soluciones y haciendo un uso inteligente de ellas, enfocadas en la entrega de valor para los asociados, por que juntos tenemos sentido y entendemos que transformarnos es la única forma de fortalecer el sector solidario.

A continuación, se verán reflejadas las 7 fuentes de valor creadas para generar competitividad del sector cooperativo y solidario.

 

Fuente: Elaboración propia derivada del mapa de soluciones.

¡Los invitamos a unirse a este reto, a ver las oportunidades y eliminar paradigmas porque el mundo cambia y juntos nos transformamos para generar valor al sector!

Por: Leidy Xiomara Florez Figueroa, Coordinadora de Transformación Digital e Innovación de Visionamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.redcoopcentral.com/wp-content/uploads/2021/03/banner-coopcentral-01-1.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}